Más de 56.000 visitas en la pasada legislatura

MENÚ PRINCIPAL

NOTICIA AMPLIADA


LA FINCA EL BORRIL, DEPENDIENTE DE LA DIPUTACIÓN, RECONOCIDA COMO UN REFERENTE DE LA EDUCACIÓN AMBIENTAL EN LA PROVINCIA

07-Agosto-2019

En la última temporada se alcanzaron las 14.667 visitas, registradas por centros educativos al Aula de la naturaleza, en visitas particulares de fin de semana y otras actividades, como cursos o jornadas de aves.

El Gobierno de Álvaro Gutiérrez ha recuperado el objetivo principal de “El Borril”, declarado Refugio de Fauna en 2001, de cara a concienciar a la ciudadanía en general sobre la necesidad de conservar el medio ambiente, y muy especialmente a las generaciones más jóvenes.

Más 56.000 visitantes, en su gran mayoría escolares, han visitado en la legislatura que acaba de terminar el Aula de la naturaleza de “El Borril”, dependiente de la Diputación de Toledo, confirmando así su relevante papel como referente de la educación medioambiental en nuestra provincia, al convertirse en un destino preferente de los centros escolares para conocer la flora y la fauna del bosque mediterráneo.

Solo en la temporada que ha concluido en el mes de mayo se han contabilizado un total de 14.667 visitas, de las cuales 8.327 corresponden a las realizadas al Aula de la naturaleza por escolares de primaria, secundaria, bachiller, ciclos formativos y centros de educación especial, 3.267 a las visitas cursadas por particulares en fines de semana, 3.000 de la jornada de puertas abiertas, y 73 las correspondientes a otras actividades, como cursos o jornadas de aves.

Al margen de esas actividades, hay que mencionar la excelente acogida de la tradicional jornada de puertas abiertas, que cada mes de junio se celebra para conmemorar el día mundial del medio ambiente, y que ha registrado más de 20.000 visitas en la primera legislatura de Álvaro Gutiérrez.

Año a año se ha ido incrementando la presencia de estudiantes, con un claro predominio de los procedentes de la enseñanza primaria, así como núcleos familiares, que acuden a las instalaciones participando de las diferentes actividades, encaminadas a concienciar sobre la necesidad de cuidar el medio ambiente y tratar de inculcar conductas sostenibles que nos lleven a tener una vida mejor, pero no solo a nosotros sino a las generaciones futuras.  

Visitas y talleres

Durante la temporada que ha finalizado se han realizado visitas en las que además de dar un paseo por la senda viendo los animales propios del monte mediterráneo y el acuaterrario, explicando los problemas ambientales de este tipo de bosque y sensibilizándolos de los problemas ambientales en general,  se han hecho talleres ambientales, siendo los más solicitados los relativos a huellas, fósiles para los más pequeños, y cuero, rocas y suelos para los más grandes.

El  taller ambiental es una manera de conseguir que los jóvenes conozcan algunas problemáticas más específicas como la necesidad del reciclaje o el reconocimiento de rastros y huellas de los animales que se pueden encontrar en sus recorridos por la naturaleza.

De los grupos de escolares que han visitado El Borril el último curso, 70 han hecho talleres ambientales, que teniendo en cuenta que se hacen tres talleres por visita arroja una cifra total de 210 talleres.

En total, se han llevado a cabo nueve talleres diferentes (huellas, cuero, etnobotánica, esencias, fósiles, suelos, rocas, papel reciclado y apicultura).

En lo que se refiere a las visitas de fin de semana se ha registrado un aumento considerable de visitantes por dos motivos principalmente, que han sido las visitas al colmenar que la temporada anterior no tenía abejas, y no se podía visitar, y el buen tiempo de los meses de febrero y marzo.

La mayoría de los visitantes son de la provincia de Toledo, aunque hay bastantes visitas procedentes de Madrid y de provincias colindantes con Toledo.

Este año, además de las actividades fijas como el paseo por la senda o ver la granja y el acuaterrario se han realizado dos talleres: apicultura y otro de animales de papel, utilizando la exposición que ya tenía la Diputación de Toledo itinerando por la provincia, y que ha contado con la presencia de su creador, Javier Cabo Blanco.

También se han podido visitar distintas exposiciones como la del lince, fósiles o rastros y como novedad la construcción de un hotel de insectos, que se mantendrá en el programa de actividades en la temporada 2019-2020.

El Borril

El Borril es una finca propiedad de la Institución, que se encarga de dar a conocer las peculiaridades del bosque mediterráneo, fomentando la concienciación y participación en los problemas ambientales que nos afectan.

El Borril ofrece la posibilidad de conocer animales de granja de distintas razas autóctonas como caballos, cabras, burros, vacas, cerdos, conejos domésticos, pavos comunes y gallinas de distintas razas autóctonas españolas.

En la finca se suceden diferentes hábitats de animales de nuestro entorno y propios de los Montes de Toledo, como el lobo, ciervo, zorro, jabalí , gamo, gineta, muflón, cabra montés, arruí; aves como anátidas, perdiz y codorniz; anfibios como sapos, salamandras o gallipatos; y reptiles como culebras, galápago leproso y eslizón.

Hay que recordar que todas las especies se han capturado en el medio natural, con las correspondientes autorizaciones. 

La finca El Borril consta de 450 hectáreas de superficie y ha sido declarada como refugio de fauna en el año 2011, lo que determinó la finalización de cualquier actividad cinegética en ese espacio, en el que ahora se realizan trabajos de conservación del medio natural y de investigación.

La agricultura ecológica es otra de las aristas ambientales que pueden encontrarse en El Borril,  respetándose que las semillas, abonos y técnicas culturales se adecúan a este tipo de agricultura.

El uso de diferentes cultivos también mejora la proliferación de insectos beneficiosos para los cultivos, como por ejemplo el girasol para las abejas, que tendrían más alimento en verano ya que se cosecha muy tarde.