Centro Cultural San Clemente

MENÚ PRINCIPAL

CENTRO CULTURAL SAN CLEMENTE

Última modificación

25-09-2017

Responsable de los contenidos

Centro Cultural San Clemente

También puede acceder, en CENTRO CULTURAL SAN CLEMENTE a...

SITIO HISTÓRICO SANTA MARÍA DE MELQUE 

 


Santa Maria de Melque

Santa Maria de Melque

      Santa María de Melque es un monumento nacional ubicado en el término de San Martín de Montalbán, en la provincia de Toledo, situado a unos 45 kilómetros de la capital de la provincia.

     Son los restos de un conjunto monástico en el que destaca la iglesia, que se encuentra en un estado de conservación excepcional. Su importancia radica en que es el mejor edificio del período visigodo conservado de la Península Ibérica, siendo el único edificio de este periodo histórico que ha  llegado casi completo a nuestra época. El conjunto monástico, reconocible gracias a que las excavaciones han sacado a la luz muchas de sus partes, estaba ubicado en una parcela rectangular de veinticinco hectáreas rodeada por una cerca. Además, en el recinto se incluían cinco presas en las dos vaguadas que flanquean el monumento.

     La iglesia estaba ubicada en el centro del monasterio, sobre una elevación. Es de planta cruciforme y su cabecera es recta al exterior y en forma de arco de herradura al interior. Según afirman Barroso, Carrobles y Morín, en su libro "Toledo y su provincia en la época visigoda", publicado por la Diputación de Toledo en 2010,  el motivo por el cual se construyó la iglesia fue para servir de panteón de un ilustre promotor. Las investigaciones apuntan a que debió de ser un personaje importante del reino visigodo de Toledo, dada la magnificencia de la construcción. La finalidad, también, era generar nuevas rentas de explotación de la zona mediante la ganadería, las redes de cañadas y el desarrollo de la trashumancia.

Noche en Melque (Justi García)

Noche en Melque (Justi García)

     La comunidad de monjes conservó el culto cristiano desde su construcción, a finales del siglo VII, hasta bien entrado el siglo VIII. Los conflictos de finales de este siglo motivaron su reaprovechamiento como fortificación y durante el periodo islámico se construyó una torre sobre el crucero de la iglesia de la que se conservan restos. Con la reconquista, la iglesia recuperó su función litúrgica a la vez que se  mantuvo como fortaleza, favoreciendo la repoblación del entorno. Durante una parte de la Edad Media fue ocupada por la Orden del Temple, integrada en la Encomienda de Montalbán, que tenía su sede en el castillo cercano. Con el transcurso de los siglos se pierde su población, quedando como ermita rural.

     Don Jerónimo López de Ayala, conde de Cedillo, será quien a principios del siglo XX redescubra la importancia de este conjunto monástico, publicando los primeros estudios sobre él. En 1968 la Diputación Provincial de Toledo adquiere este conjunto para garantizar su protección, patrocina una serie de estudios arqueológicos y procede a su restauración, rehabilitando la iglesia y los edificios anejos. Para mejor conocimiento, se ha instalado un centro de interpretación de Santa María de Melque y del mundo visigodo, recientemente ampliado con una sala de exposiciones gestionada por la Diputación para completar la oferta cultural.