Turismo - En honor a la Virgen

MENÚ PRINCIPAL

TURISMO

Última modificación

05-11-2018

Fiestas declaradas de Interés Turístico

En honor a la Virgen

También puede acceder, en TURISMO a...

Romería de Ntra. Sra. de la Natividad. Méntrida

Ntra Sra de la Natividad. Méntrida

Ntra Sra de la Natividad. Méntrida

Declarada de Interés Turístico Regional.

La Romería en honor de Nuestra Señora de la Natividad, se celebra en la localidad toledana de Méntrida durante las Fiestas de abril, y conmemora la aparición de la Virgen de la Natividad en la Dehesa de Berciana el 25 de abril de 1270 al pastor Pablo Tardío, por lo que también es conocida como Romería de la Virgen de Berciana. Está declarada Fiesta de Interés Turístico Regional desde el 24 de febrero de 1999.

Durante el recorrido de la romería, desde el templo parroquial, un grupo de danzantes acompaña a la Virgen ejecutando bailes al son de castañuelas. Está formado por un guía o director, que aparece con blusa de cuadros, calzón corto y un sombrero tipo canotié; y ocho niños vestidos con un traje blanco formado por camisa, pantalón y enaguas, con una sobrefalda de picos bordada, de color rojo; y una cinta con los colores de la bandera cruzando el pecho. Antaño, también iban tocados con grandes y pesados gorros de flores que suponían un impedimento para interpretar las distintas mudanzas de la danza.

Al llegar a la explanada de la ermita, los danzantes ejecutan danzas de palos, de medios arcos o varas con flores, de cintas y torres humanas. La más interesante, la Danza de Arcos, consiste en que los danzantes sujetan medio arco de flores con una mano y bailan moviendo únicamente los pies. En estas danzas, el movimiento y ritmo se consigue con los pies, pues los brazos permanecen casi rígidos, a diferencia de las de palos en que los brazos son los que llevan el movimiento y los pies apenas se mueven.

Interesante es también el Baile de la Bandera ante el cuadro de la Virgen, que se realiza en la puerta de la ermita, aunque esta vez los encargados de bailarla son los "los sargentos y mochilleres", que son una especie de ejército ataviado con trajes de época que también desempeñan la función de custodia de la Virgen.

La manera de acceder a ser danzante puede variar y de hecho tradicionalmente el llegar a serlo era considerado como un privilegio y cualquiera no podía acceder a ello. En Méntrida, ser danzante es el cumplimiento de una promesa, pues son las madres las que ofrecen a sus hijos para ser danzantes. A estos danzantes les corresponde recitar los populares "dichos", unas composiciones poéticas de carácter religioso que se realizan en acción de gracias por los favores recibidos de la Virgen.