Turismo - En honor al Stmo. Cristo

MENÚ PRINCIPAL

TURISMO

Última modificación

18-05-2018

Fiestas declaradas de Interés Turístico

En honor al Stmo. Cristo

También puede acceder, en TURISMO a...

Danzantes y Stmo. Cristo de La Viga. Villacañas

Danzantes y Stmo. Cristo de la

Danzantes y Stmo. Cristo de la

Fiesta Declarada de Interés Turístico Regional.

Cuenta la leyenda que un fuerte temporal azotaba a un barco en alta mar. En lo alto de la viga mayor, se apareció un Cristo alrededor del cual bailaban ocho danzantes y el de la Porra. Al momento, el temporal amainó y los tripulantes se salvaron por la intervención del Cristo de la Viga. Según la tradición, un villacañero estaba allí y fue el que trajo el culto de este Cristo marinero a Villacañas. Históricamente, la Orden Militar de San Juan de Jerusalén, tuvo que ver en la difusión de esta devoción. Los caballeros sanjuanistas repoblaron nuestro municipio en el siglo XIII, y seguramente cristianizarían estas danzas y organizarían la cofradía del Santísimo Cristo. De ahí que la nomenclatura de los directivos de la cofradía y sus insignias son militares: Mariscal, que es el Hermano Mayor o Presidente (porta bengala), Capitán (lleva una imagen pequeña del Cristo además de un bastón), Sargento Mayor (porta bastón y estandarte), Abanderado (lleva bandera y bengala).

Desde la Baja Edad Media, un pueblo de La Mancha seca venera a un Cristo marinero, de la misma manera que un pueblo en el que apenas hay árboles se ha convertido en el mayor productor de puertas de madera de España.

Y como todo pueblo tiene su Día Grande, ese día en Villacañas es el 1 de mayo, festividad del Santísimo Cristo de la Viga, declarada de Interés Turístico Regional el 27 de noviembre de 1991.

Más de 500 años de historia

La fiesta viene celebrándose desde hace más de 500 años, organizada por la Cofradía del Santísimo Cristo de la Viga, que ha sabido mantener viva la devoción villacañera por su Cristo de la Viga, y el orgullo de mostrar al mundo una fiesta religiosa y popular marcada por las coloristas danzas de sus Danzantes, que ejecutan ataviados con unos vistosos trajes que sorprenden a quienes los contemplan por primera vez.

Esta danza, que en realidad son varias pues está compuesta de danzas de palos, de castañuelas y de cordón  es la más típica y original entre todas las que se celebran en La Mancha toledana.

Procesión del Santísimo Cristo de la Sala

Procesión Cristo de la Sala

Procesión Cristo de la Sala

Si esta procesión sobrecoge por su silencio, y por las exclusiva luz de las velas con que se acompaña, impresiona además por los trajes típicos bargueños que visten mujeres y hombres de la localidad. El de ellas, completado por un mantón de manila, en muchos casos heredado de madres a hijas durante generaciones. La minuciosa colocación es admirable: doblado en pico, cruzado hacia atrás, pequeñas dobleces sobre la nuca se prenden con multitud de alfileres en el cabello. En las orejas, las "arracadas", pendientes de inspiración mudéjar, y al cuello los aderezos, colgantes en forma de lazo, pluma o almendra. Todo ello, presente en las más de dos mil bargueñas que suelen acompañar la procesión.

Fiestas en honor del Cristo de La Salud

Fiestas Cristo de la Salud

Fiestas Cristo de la Salud

Declarada de Interés Turístico Regional

En tiempos de Felipe II existía un humilladero en los extramuros de la Puebla de Almoradiel y había una cruz donde los creyentes rezaban sus oraciones. En 1764, este humilladero se cambió por una ermita y en el año 1766 se encargó a Juan Antonio Argüelles la imagen del Santísimo Cristo de la Salud. Desde entonces, la imagen se ha conservado y sigue en el mismo sitio para el cual fue destinada. En el año 2016 se conmemoró el 250 aniversario de la imagen del Cristo.

En vísperas de la vendimia, del 31 de agosto al 3 de septiembre, se celebra esta fiesta, la más importante de la localidad por la gran devoción que despierta tanto en los habitantes del pueblo como en los de las localidades vecinas, que en esos días realizan peregrinaje a pie hasta la ermita del Crucificado.

En la tarde del 31 de agosto se realiza la apertura oficial de la Feria y Fiestas con izada de banderas y chupinazo en la Plaza de la Constitución. Después, traslado procesional de la imagen del Stmo. Cristo desde su ermita a la Iglesia Parroquial, donde se le cantan solemnes vísperas. Más tarde, una espectacular quema de fuegos artificiales. El día 1 de septiembre, principal día de las fiestas, chocolatada en la Plaza de la Iglesia en atención a los peregrinos que vienen de fuera, y a las 11 de la mañana solemne celebración de la Eucaristía, para terminar, al mediodía con el tradicional concierto de “La Flor de La Mancha”. Mediada la tarde, magna procesión del Stmo. Cristo de la Salud desde la Iglesia Parroquial hasta su ermita, donde se dan cita millares de fieles en medio de un fervor realmente impresionante. Llegada la noche se termina la jornada con espectáculos de variedades y baile popular. El 2 y 3 de septiembre se llevan a cabo distintos actos religiosos, conciertos, pasacalles, eventos deportivos y bailes populares.

Santísimo Cristo de Urda

Stmo. Cristo de Urda

Stmo. Cristo de Urda

Del 27 de septiembre al 1 de octubre.

Las celebraciones más importantes en Honor al Santísimo Cristo de la Vera-Cruz tienen lugar los días 28 y 29 de Septiembre, siendo éste último el día grande de sus fiestas. Las fiestas de nuestra localidad de Urda tienen lugar del 27 de Septiembre al 1 de Octubre.

Son fechas en las que todos los hijos de Urda que andan dispersos por diferentes lugares vuelven a su pueblo. Junto a ellos, la llamada de Jesucristo congrega a miles de peregrinos de la Mancha y de otros muchos lugares de España que estos días visitan la Sagrada Imagen, siendo todos bien recibidos y acogidos.

Semanas antes del día grande, son muchos los peregrinos que se ven por los caminos y carreteras de acceso a la localidad, y cuya principal meta es postrarse ante los pies de la Imagen del Stmo. Cristo de Urda, para orar ante ÉL, para rogar por alguna causa, para cumplir una promesa, para dar gracias…

"… el templo revienta como un odre que se derrama, un odre de sangre colmado que se desborda por calles y plazas. Cristo sale a la calle, lo anuncian las campanas, lo anuncian en el aire los vítores y en el rostro las lágrimas calladas. Manos que llegan en el anonimato a la carroza en la que Cristo en su embarcación avanza empujado por los suyos multiplicación de peces que el anzuelo de su divina Mirada se hacen presos de las redes de su Caridad Sagrada… es entonces el momento de callar, de escuchar en el aire el silencio de la oración que nunca se hizo palabra… es la hora nazarena que todo urdeño lleva en su alma, es la hora en la que el cielo pide como un mendigo al suelo de La Mancha que se calle porque sólo se oye una voz mitad de hombre mitad de ángel: SILENCIO URDA, EL NAZARENO ESTÁ EN LA CALLE"