Turismo

MENÚ PRINCIPAL

TURISMO

Última modificación

04-11-2017

También puede acceder, en TURISMO a...
La Campana de Oropesa

La Campana de Oropesa

 INTRODUCCIÓN

 

La comarca de la Campana de Oropesa y las cuatro Villas es la más occidental de la provincia, con claras influencias extremeñas en los usos y los paisajes. Situada entre las faldas de la sierra de Gredos y el valle del Tajo, es buena tierra ganadera, que se complementa con agricultura intensiva en los cruces de los ríos que la atraviesan.

La comarca de la Campana de Oropesa y las cuatro Villas forma un conjunto uniforme de paisaje, cultivos, ocupaciones y costumbres. Situada en el extremo occidental de la provincia, limita con Cáceres por el Oeste y Sur -Puente del Arzobispo, Valdeverdeja, La Calzada de Oropesa y Alcolea de Tajo-, mientras que al Este lo hace con la zona de Talavera. Corchuela, anejo de Oropesa, es el pueblo situado más al Norte, respaldado ya por las crestas de Gredos, tras la hondonada del valle del Tiétar.

 

Valle del Tiétar

Valle del Tiétar

Históricamente, los pueblos de la Campana han pertenecido al condado de Oropesa; es un extenso ámbito en el que quedó clara la dependencia de los Álvarez de Toledo cuando fueron dueños, desde el castillo-palacio de Oropesa, de estos campos poblados de olivos en las tierras más dóciles y próximas a los pueblos y de encinas y aún alcornoques en las zonas más alejadas y adehesadas. Se percibe en la comarca, -modo de hablar, gastronomía, folklore-, la influencia extremeña. En Valdeverdeja, por ejemplo, las mujeres visten el traje típico y se tocan con el sombrero de paja y espejuelos característicos de Cáceres, pues a Cáceres perteneció en lo civil, y a la diócesis de Ávila en lo religioso.

Es Oropesa el centro capitalino indiscutible; el promontorio sobre el que destaca la mole del castillo y el palacio, -parador de turismo "Virrey Alvarez de Toledo"-, junto con la que fue notable iglesia de la Compañía, amén de la parroquial, advierten al viajero que transita por la carretera Nacional V, como ayer pudo hacerlo por la calzada, -Calzada de Oropesa-, que ponía en comunicación Toledo con Mérida, de las bellezas que le aguardan.

Artesania toledana: bordados

Artesania toledana: bordados

Además de los comunes orígenes históricos, todos los núcleos de población de la comarca, desde el mayor, Oropesa, al menor, Torralba, son pueblos "bordadores". Lo de que las mujeres manejan la aguja a la perfección es clásico por estos pagos.

Otro tanto sucede, en punto a imprimir carácter a la zona, con la cerámica. Un plato de Puente del Arzobispo, -frondosidades verdes con el dibujo ingenuo de un cazador-, es el mejor presente que el viajero puede llevarse de la comarca.

 EL CLIMA 

Las características climáticas de esta comarca, de reducida extensión, no ofrecen especiales diferencias con las del resto de la zona Oeste de Toledo, entre el Tajo y las estribaciones montañesas del sistema carpetano: temperaturas extremosas en invierno y en verano, con cambios súbitos; plácidas primaveras y agradables otoños; es en estas últimas estaciones cuando se dan las mayores lluvias que nunca son muchas (una media de 70 días anuales). Cielos despejados, pues, la mayor parte del año. Los vientos más frecuentes son los del Sudoeste, aunque también los ponientes soplan en primavera y otoño; el frío del Norte, y el ardiente de Levante hacen su presencia en invierno y verano respectivamente.

 

 

CAZA Y PESCA


En cuanto a la pesca, la especie más frecuente es la de los ciprínidos: boga, barbo, carpa, etc.Si Toledo es una de las provincias de España más privilegiadas en el aspecto cinegético, esta comarca no es una excepcion por lo que se refiere a la caza menor: el conejo, la liebre, la perdiz roja, la paloma torcaz, la paloma torera o campesina, la tórtola, el zorzal, etc, se dan en abundancia. Hay también jabalíes y venados en algunas fincas próximas al Tiétar.

 

 

GASTRONOMIA

A veces los platos populares de origen humilde y habitual consumo en una comarca adquieren cierto rango y categoría cuando, como sucede en Oropesa y su comarca, la cocina restauradora los incorpora a sus cartas y menús. Así, de un plato compuesto de berzas (coles), con algo de lomo picado y algún tropezón de chorizo, se llega al famoso "pucherete del Virrey" que ofrece iguales ingredientes y se sirve en puchero especial e individual.

Desde las gargantas de Gredos, cercanas a la comarca, llegan buenas truchas que se preparan esmeradamente para ser comidas al momento o se escabechan.

Abunda la caza y principalmente el conejo, la liebre y la perdiz se preparan de varias maneras. La perdiz con piña, la tortada de conejo al tomillo, cazuela de liebre con setas, etc. Entre los derivados del cerdo haremos mención de la masa de los chorizos que sin embutir puede tomarse acompañada de los clásicos huevos fritos; son los "huevos a la oropesana" de mucha aceptación.

Hay postres de tradición monacal tales como la "tarta del Beato"(del Beato Orozco, natural de Oropesa) y otros como las floretas, canutos, mangos, suspiros, roscas de candil, etc. y no faltan vinos, los tintos con cuerpo.

Platos locales son en Alcolea de Tajo los canutos y floretas de harina, huevos, aceite y miel, además del gazpacho "rin-ran".

En Herreruela de Oropesa se dan todos los dulces de la comarca.

Artesano en su taller

Artesano en su taller

 ARTESANIA

Es esta una comarca artesana por excelencia. Las labores de Lagartera y la cerámica de Puente del Arzobispo, sobrepasan barreras comarcales, provinciales, nacionales e incluso el nombre de estos objetos artesanos, un bordado, un cacharro, pasa a ser por antonomasia el del pueblo de donde salieron, y el pueblo queda un poco en el olvido.

Por eso vale la pena ir a Lagartera y a Puente. Y también a Oropesa, a Valdeverdeja (alfarería y mantas), a Torrico (muebles)...

 

 

 

 


NO DEJE DE VER ....

  • Los bordados y trajes típicos de Lagartera.
  • Una boda típica en Lagartera (consulte fechas).
  • El Parador Nacional de Oropesa.
  • El castillo de los Alvarez de Toledo de Oropesa.
  • La cerámica de Puente del Arzobispo, y su puente del Arzobispo Tenorio, con los nidos de vencejos.
  • El verraco celta de Alcolea de Tajo.
  • Los carnavales de Valdeverdeja, con el baile ceremonial de los "animeros" y los trajes típicos.
  • Los carnavales de Alcañizo.
  • El retablo plateresco de Caleruela.
  • Los famosos "cerdos de Torralba" (verracos ibéricos de granito).
  • El rollo del s. XV, en Torrico.